dissabte, 5 de setembre de 2009

Llet desnatada: engany amb pedigrí

Con mucha frecuencia la ciencia de la alimentación se esfuerza en hacer más nutritivos los alimentos tradicionales, y lo que consigue es hacerlos mucho más complicados, pero no necesariamente mejores. Para que los productos lácteos sean bajos en grasa, no es suficiente con quitarles la grasa. Luego hay que procurar mantener el cuerpo o la textura cremosa añadiendo todo tipo de aditivos. En el caso de la leche desnatada, eso normalmente supuso añadirle leche en polvo. Pero la leche en polvo contiene colesterol oxidado, que los fabricantes de alimentos a veces compensan añadiendo antioxidantes, complicando aún más lo que era un simple alimento entero de un solo ingrediente. Además, la quitar la grasa, a nuestro organismo le resulta más difícil absorber las vitaminas solubles en grasa, que constituyen una de las razones para tomar leche.”

El detective en el supermercado
Michael Pollan